Mi Museo dentro del Museo

Gustavo López Padilla

El Museo Universitario del Chopo, enclavado en uno de los barrios más tradicionales y emblemáticos, Santa María la Ribera, al norte de la ciudad de México, obra que data originalmente del año 1910 se convirtió al paso del tiempo, en uno de los referentes importantes para la vida cultural de nuestra ciudad. Sitio de confluencia donde conviven diferentes expresiones artísticas, sociales y políticas, con un atractivo particular entre los jóvenes, quienes hicieron del Chopo, uno de sus lugares preferidos de reunión e intercambio de experiencias e información.

Recientemente el Museo ha sido intervenido, incorporando a sus instalaciones originales nuevos espacios, con la finalidad de mejorar y actualizar sus posibilidades de realizar en su interior, distintas actividades de exposiciones, cine, teatro, música, danza,  conferencias y contando adicionalmente con mediateca, biblioteca y una unidad de documentación que contiene los acervos sistematizados de la documentación de más de tres décadas de la actividad artística del Museo. Los trabajos de restauración y el diseño de la reciente intervención, le fueron encomendados al arquitecto Enrique Norten y su equipo de trabajo.

La primera impresión al ingresar a las nuevas condiciones del museo es de asombro, al percibir el nuevo volumen insertado en los espacios originales. Una estructura metálica aparente, acompañada de importantes superficies de cristal esmerilado, otras mas terminadas en madera, lo definen entre las expresiones contemporáneas del high tech y el minimalismo. Así las cosas, el dialogo entre el ecléctico Chopo original, con su expresiva estructura metálica aparente, acompañada de cristales y el volumen de la nueva intervención, en términos conceptuales resulta acertado, sin embargo la relación de proporción y escala entre el nuevo volumen y el espacio original, termina siendo abrumadora, agobiante. El espacio del viejo museo y su luminosidad se afectaron para dar cabida, obligadamente, a un nuevo museo. El objeto museográfico principal en el Chopo es ahora la nueva intervención, quedando tan solo algunos retazos del espacio original, a partir de los cuales se reconoce la obra de 1910.

Una parte importante de las nuevas salas de exposición, están limitadas con cristal esmerilado y al recorrerlas, tiene uno la sensación de poder estar alojado en cualquier lugar. No existe relación visual o vivencial entre lo nuevo y lo histórico. Se privilegia lo reciente y se desdeña lo original. En el nivel más alto del nuevo volumen, la distancia es mínima, entre los arcos metálicos preexistentes y los límites de las nuevas instalaciones. La fachada norte es atravesada por el nuevo volumen, para relacionar y dar cabida a instalaciones que no cabían o debían estar fuera  del espacio original. Resulta contradictorio que para revitalizar el Chopo hubiera que negarlo.

El tema de las intervenciones modernas en edificios preexistentes patrimoniales siempre ha sido polémico. Desde luego algunos de los viejos edificios necesitan de la visión moderna para poder funcionar adecuadamente y no convertirse tan solo en una carga para su operación y mantenimiento. Además siempre existe la necesidad de dejar constancia de los tiempos actuales. En este sentido, los límites entre lo correcto y lo fallido de las intervenciones son imprecisos. Hay que echar mano del sentido común, los acuerdos  y la sensibilidad particular. Carlo Scarpa en Italia es un maestro a seguir por este camino. En este orden de cosas creo que la reciente intervención  en el Museo del Chopo podría estar ubicada en cualquier otro lugar. Reconociendo las habilidades proyectuales de Enrique Norten, mostradas en otros proyectos y bajo diferentes circunstancias, a su propuesta en el Chopo le faltó mayor consideración por las condiciones preexistentes del espacio, hicieron falta prudencia, mesura y un poco de humildad.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mi Museo dentro del Museo

  1. nadia lara dijo:

    Creo que la idea que maneja el autor es bastante acertada, no me gusto la idea de que incorporaran ese espacio tan grande y además casi completamente independiente, de manera que es casi como si hubieran construido ese lugar dentro del chopo sin tomarlo en cuenta sólo porque no lo podían demoler para construir lo que querían.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s