Más allá de la nostalgia

      Gustavo López Padilla

 En el año de 1933, cuando se inician los trabajos para la construcción del edificio de la Lotería Nacional, hacía poco tiempo, México había concluido el movimiento de la Revolución Mexicana (1910-1921) y la sociedad en su conjunto estaba ocupada en el planteamiento y organización de sus nuevas estructuras sociales, políticas y económicas, a partir de las cuales enfrentar la nueva realidad histórica, buscando incorporarse a las visiones del mundo moderno. Las nuevas circunstancias obligaron también a la arquitectura, como parte del nuevo proyecto de nación, a perfilar cuales deberían ser las ideas rectoras, con las cuales practicar el ejercicio proyectual y constructivo, de tal suerte que se pudieran enfrentar de la manera más eficiente, económica, rápida y congruente con los postulados posrevolucionarios, los nuevos retos y crecientes requerimientos de la sociedad en su conjunto, que en materia de vivienda, salud, educación, servicios, recreación, infraestructura y edificios públicos, se necesitaban para el desarrollo de las distintas ciudades en el país, que comenzaban a crecer  poblacional y territorialmente  con interpretaciones modernas.   

Las jóvenes generaciones de estudiantes de arquitectura, que por ese entonces se preparaban en la Academia de San Carlos, demandaron y en buena medida instrumentaron ellos mismos, en sus salones de clase, el estudio y  adopción de las ideas del movimiento racionalista que se había consolidado en los países de Europa central, dejando de lado las anteriores interpretaciones académicas de la arquitectura, que dicho sea de paso, en México, se identificaban con el periodo político del General Porfirio Díaz, que recientemente acababa de ser sustituido. En el Colegio y la Sociedad de Arquitectos Mexicanos, también se discutió, en 1933, cuál debería ser el nuevo rumbo de la Arquitectura Mexicana, concluyendo de igual manera, que el racionalismo era la respuesta natural, lógica y eficiente, para enfrentar los retos de la nueva realidad histórica.

 

Vista exterior ilustración Tania Tovar Torres

 

Así las cosas, para el diseño del edificio de la Lotería Nacional, se siguieron los postulados del movimiento racionalista, sumándose adicionalmente interpretaciones formales y compositivas de art decó, que en paralelo, por esos años, se experimentaron extensivamente en México, de tal suerte que estas últimas complementaran e hicieran mas amables, visualmente, los criterios racionalistas. El proyecto del edificio de la Lotería Nacional, forma parte de las ideas de las nuevas generaciones de ingenieros y arquitectos de aquella época, que imaginaban y promovían el desarrollo de algunas  ciudades mexicanas, la ciudad de México incluida, con una visión moderna, cosmopolita, siguiendo los modelos de las ciudades europeas y sobretodo, las de Estados Unidos de Norteamérica. Ciudades como Chicago y Nueva York con sus edificios altos, denominados rascacielos, se volvieron imágenes urbanas dominantes, que en alguna medida fueron reelaboradas por los diseñadores mexicanos.

En México hacer edificios altos en aquellos años no era una tarea sencilla, ya que no se disponía de los conocimientos técnicos necesarios para resolver su comportamiento estructural, desde su cimentación, hasta la condición dinámica de los cuerpos altos de estos edificios, dada la condición lacustre y sísmica de la ciudad de México y gran parte del territorio nacional.  Así es que los ejemplos iniciales de las obras arquitectónicas en México, resueltos como edificios altos, con interpretaciones urbanas modernas, racionalistas, fueron de la mano con experimentaciones que en materia de criterios de ingeniería, se fueron realizando sobre la marcha, desde luego con dificultades a lo largo del camino, a veces dolorosas, pero que al final del camino han llevado a que la ingeniería mexicana actual, en materia de cimentaciones y comportamiento dinámico de las estructuras bajo los efectos sísmicos, sea de las más reconocidas y avanzadas a nivel mundial. Vale la pena destacar que los resultados del comportamiento estructural del edificio de la Lotería Nacional ha sido exitoso, seguro, pasando la prueba de muchos e importantes movimientos sísmicos, desde el año de 1933 a la fecha.

El edificio de la Lotería Nacional (1933-1946) proyecto del ingeniero José Antonio Cuevas, ubicado en la Ave. Reforma No. 1 Col. Tabacalera, en el centro de la ciudad de México, se planteó como un edificio alto de 20 niveles sobre el nivel de banqueta, 6 niveles adicionales de estacionamiento, con 22,000 m2 de construcción, considerado como uno de los primeros rascacielos en la ciudad de México, siguiendo el criterio compositivo de desarrollar el conjunto en base a distintos cuerpos escalonados, que buscan ascendentemente lograr la mayor presencia en altura, real, psicológica y visual, a la manera de ejemplos emblemáticos como el Empire State de Nueva york, del año de 1931, diseñado por William F. Lamb, socio de la firma Shrebe, Lamb & Harmon.  

 

Vista sala de sorteos Ilustración Tania Tovar Torres

  Los escalonamientos volumétricos, los juegos de cambios de planos, la incorporación de molduras que perfilan y definen planos y volúmenes, las ventanas continuas y verticales que recorren las diferentes alturas del edificio, más la simetría del conjunto total, acentúan su presencia urbana y la intención de monumentalidad, asociada también al lenguaje art decó. El tratamiento de molduras y manguetes metálicos, en base a juegos de formas geométricas simples y regulares, aplicado en algunas ventanas, barandales,  mostradores interiores, puertas de los elevadores, así como en la cubierta y el frente del salón principal de sorteos, son igualmente representativos del lenguaje decó. Otro tanto en el mismo sentido se refiere a la geometría y el uso de bloques traslúcidos de cristal, utilizados para tomar luz natural, en el desarrollo de las escaleras laterales helicoidales, que nacen en el vestíbulo principal y recorren parte de los volúmenes laterales del conjunto del edificio.

Más allá de la nostalgia, esta obra de ubicación emblemática, la esquina donde convergen las avenidas Reforma y Juárez, formando parte del corazón vivo de la  ciudad de México, conjuntamente con otras cercanas al lugar, como el edificio de la Compañía de Seguros La Nacional, del año 1932, de Manuel Ortiz Monasterio, Bernardo Calderón y Luís Ávila, ubicado en la esquina de Ave Juárez y el Eje Central,  representan en buena medida, una de las manifestaciones sustanciales del arranque de la modernidad arquitectónica y urbana de la ciudad capital y con ello de la arquitectura mexicana en su conjunto. De ahí que vale la pena celebrar la restauración del edificio de la Lotería nacional, eliminando añadidos desafortunados, recobrando su presencia casi original y pensar que en breve pueda ser plenamente valorado, reconociéndolo como patrimonio histórico nacional.

En términos urbanos resulta interesante el conjunto de restauraciones e intervenciones, ahora con el edificio de la Lotería Nacional, sumándose a la Plaza de la República con el Monumento a la Revolución Mexicana y el propio mejoramiento y revitalización del conjunto del Paseo de la reforma, convirtiendo esa zona de la ciudad de México en referencia histórica y destino significativo para ser visitado y vivido. Asumiendo que las ciudades se hacen y rehacen permanentemente a lo largo de la historia, que son repertorios de historias paralelas, amalgamadas  y fragmentarias, es importante saber conservar y restaurar aquellas obras que se han convertido en los itinerarios que registran las claves que dan identidad, rostro y sentido a la cultura arquitectónica y urbana.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s