Conservación y restauración de la arquitectura mexicana contemporánea

La arquitectura mexicana se incorporó a la modernidad, terminada la Revolución Mexicana, en la primera mitad de los años veinte del siglo pasado. Han transcurrido casi noventa años y a lo largo de este trayecto se han realizado una buena cantidad de obras notables, que dan cuenta de las habilidades, creatividad y seriedad profesional de los arquitectos mexicanos. Algunas de las obras en cuestión, han pasado a formar parte de las vivencias cotidianas de quienes habitan las ciudades en México. Se han vuelto patrimonio construido, habitable, referencias colectivas, hitos, lugares de reunión, imágenes que alimentan la memoria colectiva. Naturalmente existen obras  con calidades y valoraciones distintas, en función de sus resultados compositivos, formales, constructivos, espaciales y dependiendo también de la carga de significados que les ha conferido el tiempo. Sin embargo es una realidad que el patrimonio construido que corresponde con los tiempos modernos, no está debidamente documentado, valorado y luego entonces protegido por las leyes que debieran hacerlo. La legislación existente en la materia es poco clara, limitadamente incluyente y presenta vacíos que fácilmente son aprovechados para agredir, distorsionar o destruir obras arquitectónicas o amplios sectores urbanos que forman parte de la valiosa realidad y rostro de las ciudades mexicanas, por parte de inversionistas o desarrolladores privados, en ocasiones de la mano de algunos sectores gubernamentales, dando muestras de corrupción, insensibilidad o simplemente ignorancia. En ocasiones la suerte de las obras de la arquitectura mexicana contemporánea, depende del conocimiento, valoración y arraigo de las mismas en la sociedad mexicana y de la participación activa de sus grupos de opinión.

 

Para documentar el estado en que se encuentra este patrimonio, se recurrirá a algunos ejemplos representativos en la ciudad de México, asumiendo que existen casos y situaciones distintas en la conservación y restauración de las obras contemporáneas en la arquitectura mexicana, que van desde el abandono o el poco cuidado de las mismas, como son los casos del Cine Teresa, representativo del Art Decó, obra de 1942, de Francisco J. Serrano, ubicado en el hoy eje central  o el restaurante Los Manantiales, excepcional obra estructuralista orgánica, 1958, de Félix Candela, en Xochimilco. En otro sentido, otras obras han sufrido desafortunadas intervenciones, alterando su original calidad espacial y formal, como lo que sucede con la Escuela Nacional de Maestros, de 1947, de Mario Pani. Esta obra sufrió los embates del temblor de 1957, perdiendo su Torre de Rectoría. No obstante,  mucho más grave que lo anterior, es la construcción de horribles añadidos en sus patios, la pérdida de su espejo de agua, la disminución de la calidad de sus otrora espléndidos espacios abiertos y el cerramiento de sus puentes que daban fluidez al espacio, entre los interiores de la escuela y el ámbito urbano de las avenidas que  limitan el conjunto de la misma. Esta obra es de una calidad tal, que bien valdría hacer un esfuerzo y rescatar el proyecto desde sus condiciones originales. Del mismo Pani se alteraron, hasta ser irreconocibles,  dos edificios, que conjuntamente con otro de Juan Sordo Madaleno, identificaron por muchos años la modernidad cosmopolita de la ciudad de México. Se trata del conjunto colindante con la glorieta de Colón, en el Paseo de la Reforma, lo que fueran el edificio de la Secretaría de Recursos Hidráulicos, 1950, el edificio de Seguros Anáhuac, 1958, de Juan Sordo Madaleno y otro último casi colindante con el anterior, de Pani, destinado también para oficinas. Los edificios de Pani fueron diseñados en colaboración con Enrique del moral, el primero y el segundo con Jesús García Collantes.

 

Otras obras que han sido lamentablemente alteradas son el edificio de oficinas Jaysour, de Augusto H. Alvarez, 1962, ubicado también en el Paseo de la Reforma, haciendo esquina con la calle de Varsovia, muy cerca del Ángel de la Independencia. Sin duda una de las  mejores obras racionalistas, abstractas, de interpretación miesiana. Se le han añadido volúmenes, se alteró su remate alto y se modificó la plaza abierta que daba presencia urbana al volumen alto del edificio, en la esquina donde se ubica. Actualmente el edificio lo ocupa alguna dependencia de la policía, habiéndole añadido, adicionalmente,  anuncios espectaculares adheridos a la totalidad de la modulada fachada de cristal. Por los vecinos ha sido brutalmente transformado el espléndido conjunto de vivienda, denominado La Esmeralda, una de las primeras obras construidas por el Infonavit, diseño de Gonzalo Gómez palacio y Gustavo Eichelmann, del año de 1973. Con la idea o necesidad de personalizar cada vivienda, se le han añadido elementos, cambiado acabados, texturas y colores, que hacen irreconocible la obra original. En términos urbanos es igualmente preocupante la transformación que ha sufrido el conjunto del Pedregal de San Ángel, obra de Luís Barragán de los años cincuenta, viendo impactada su serenidad y prestancia por las fuerzas desmedidas del desarrollo urbano. Algunas plazas y espacios públicos diseñados por el mismo Barragán, hoy se presentan francamente disminuidos en su calidad formal y espacial, bajo el agobio de edificaciones de alta densidad construida.  La suerte de algunas obras ha sido todavía menos afortunada, habiendo sido destruidas para dar paso a nuevos proyectos, mismos  que  serán valorados en el tiempo en función de sus resultados. Ejemplos como el cine París o las oficinas aparador para una empresa de muebles de oficina, que se ubicaban en Paseo de la Reforma, cerca de la Glorieta de Colón, que datan de mediados de los años cincuenta, de Juan Sordo Madaleno  o la recientemente demolida Super Servicio Lomas, de Vladimir Kaspé, del año 1952, que estaba ubicada en las Lomas de Chapultepec. Pero no todas las oportunidades de acercamiento a las obras contemporáneas han resultado desafortunadas; existen ejemplos exitosos de rescates memorables; tales son los casos de las restauraciones de la Casa Taller de Diego Rivera y Frida Kahlo, obra del año 1932, de Juan O´Gorman, el Museo El Eco, de 1953, de Mathías Goeritz, la reciente recuperación del edificio de la Lotería Nacional, de 1946, del Ing. José Antonio cuevas o los trabajos realizados en el edificio Basurto, de 1942, obra del Ing. Francisco J. Serrano, que fue afectado por los sismos del año 1985.  Recientemente fue remozado también con acierto, el espléndido Conjunto Aristos, de 1957, obra de José Luis Benlliure y en otro orden de cosas fue preservada, en buena medida, la integridad de las Torres de Satélite, extraordinario hito urbano, de 1957, de Luís Barragán, Mathías Goeritz y Mario Pani, ubicado en el Estado de México, que se veía seriamente amenazado por obras urbanas, viales,  limítrofes a su territorio.

 

El gran patrimonio construido de México, histórico y cultural, no se limita a los períodos prehispánico y colonial. En la época contemporánea se han ejecutado importantes contribuciones. Habrá que insistir que se debe valorar, documentar y procurar que se instrumenten las leyes correspondientes que aseguren su conservación. Los rumbos del futuro se vuelven más inciertos en la medida que se pierden territorios significativos de la memoria. Para vislumbrar las maneras novedosas de la arquitectura mexicana por venir, uno de los apoyos fundamentales que les darán sentido, será la valoración, crítica  y reinterpretación de las experiencias previas, que corresponden con el nacimiento y desarrollo de la arquitectura contemporánea experimentada en México a lo largo del siglo XX. Son la herencia viva y directa de la arquitectura mexicana contemporánea y contienen muchas de las semillas que pueden significar las visiones de futuro. Evidentemente no todo merece la pena ser conservado y restaurado, corresponde a la sociedad en general, a los arquitectos en particular, a las escuelas de arquitectura, a los colegios de arquitectos, hacer las valoraciones pertinentes, con conocimiento de causa y sentido común.

 

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s