Ricardo Flores Villasana (1925-2004)

Gustavo López Padilla

Ricardo Flores Villasana fue un autor polifacético y polémico que experimentó diversas maneras de entender y ejercer la arquitectura, espléndido dibujante que exploró a través de este medio sus diferentes visiones de la vida y la arquitectura, dejando con ello  constancia de sus influencias y la evolución de sus ideas, acercándose también al diseño gráfico como instrumento de comunicación, representación y testimonio de eventos y movimientos culturales. Fue maestro de diversas generaciones de arquitectos, diseñadores, artistas plásticos e interesados del arte y la cultura en general. En términos de arquitectura Ricardo Flores se inicia dentro del ya consolidado movimiento racionalista, acercándose a las ideas, composiciones, lenguaje y resultados formales de la obra del maestro Mies Van Der Rohe, a través de trabajar en México, haciendo equipo durante breve tiempo, con el arquitecto Augusto H. Álvarez, quizá el mejor representante mexicano del pensamiento y la obra miesiana.  De esta relación profesional queda como constancia el diseño original del Aeropuerto Internacional de la ciudad de México del año de 1950. Ya de manera independiente, Ricardo Flores, dentro de la misma línea de pensamiento racionalista, que emplea formas geométricas simples, regulares, ordenadas modularmente, entendiendo el todo de la obra formando parte de un sistema que organiza elementos compositivos, materiales y procedimientos constructivos que buscan eficiencia y economía, realiza obras como el conjunto de vivienda ubicado en la manzana 18 de la colonia Balbuena, en la ciudad de México, del año 1957 y la casa habitación ubicada en la calle de amores 1744, en la colonia del Valle, del año 1959. Para 1964 experimenta en la residencia del Paseo de la Reforma 2360, en las Lomas de Chapultepec, una variante un tanto más compleja, respondiendo a un programa multifuncional, que se ordena a partir de una generosa  cubierta a cuatro aguas, resuelta en base a una estructura metálica, que define el espacio de distribución y convivencia del conjunto, donde se ubica una alberca y zonas de estar.

Aeropuerto, Foto: Luis Limón; Amores y  Reforma 2360 Fotos: Guillermo Zamora

Aeropuerto, Foto: Luis Limón; Amores y Reforma 2360 Fotos: Guillermo Zamora

En la segunda mitad de los años sesenta, particularmente en el 68, el mundo en su conjunto, social, política, económica y culturalmente experimentó una serie de  cambios importantes, de los cuales México no fue ajeno. Se demandaron distintas posibilidades de relación, participación, representación y organización social, económica y política, incluyendo los mecanismos que tienen que ver con la impartición de la educación. La cultura del amor y la paz del movimiento hippie caló hondo en las conductas de las generaciones jóvenes y lo anterior formó parte de importantes movimientos culturales como la consolidación de las distintas modalidades del Arte Abstracto y el Pop Art, que se manifestaron en la pintura, escultura, teatro, música, cine e inclusive en la arquitectura. En la Escuela de Arquitectura de la UNAM  el conjunto de lo anterior tuvo distintas manifestaciones, que culminaron con el movimiento del Autogobierno, en el año de 1972, que propuso e instrumentó el criterio de la autogestión como idea fundamental de la enseñanza aprendizaje. Ricardo Flores fue sensible al conjunto de esta circunstancia histórica, experimentándola activamente, hasta llegar a ser Coordinador del Autogobierno entre 1981 y 1984. Adicionalmente la relación personal entre Ricardo Flores y Josefina Anaya Flores, (Yosi Anaya) definió un antes y un después, sobre todo en lo que tiene que ver con su actitud frente a la vida, influyendo además en su espléndida producción de dibujos y arte gráfico, en los que se mezclan el compromiso social, la cultura popular mexicana, el Pop Art y el movimiento hippie.  Destacan en la producción gráfica de Ricardo Flores sus bitácoras de viaje, una buena parte de la iconografía del Autogobieno, comenzando por su logotipo emblemático y pasando por el diseño de los carteles conmemorativos de cumplimiento de aniversarios y encuentros educativos. Son representativos también trabajos como el denominado INFRAYOSI, del año 1974 y las utopías en arquitectura, ¨ tierra adentro de día y tierra adentro de noche, del año 1983.

Infrayosi en Rojo; Utopías en Arquitectura "Tierra adentro de Día"; Logo del autogobierno

Infrayosi en Rojo; Utopías en Arquitectura “Tierra adentro de Día”; Logo del autogobierno

En 1965 proyecta la Casa Habitación ubicada en 5 de Mayo 51, en Tlalpan, ciudad de México, en la cual la presencia de tabique de barro recocido, expuesto de manera natural, se vuelve dominante. Persiste un orden compositivo claro, formas regulares, cercanas por momentos a la arquitectura de Louis Kahn, a partir del concepto de los espacios servidores y los servidos, siendo de los primeros los volúmenes de las escaleras y de los segundos los espacios propiamente habitables. Se suma a los acercamientos kahnianos, la forma de las cubiertas de azotea. El tratamiento expresivo y natural del tabique y el concreto, acercan su obra a los criterios regional y popular. A este proyecto le van a seguir otros más, desde la misma perspectiva de pensamiento, como la Casa Habitación en Cuadrante de San Francisco, en Coyoacán, del año de 1983. En esta se pueden apreciar variantes geométricas incluyendo volúmenes cilíndricos, bóvedas y arcos, una mayor aplicación de color, juego de texturas y algunos recubrimientos de azulejo de barro, volviendo mas compleja la expresividad formal de la obra de Ricardo Flores. Para ese entonces el pensamiento y los proyectos del arquitecto egipcio Hassan Fathy están presentes en sus realizaciones. Por semejante trayectoria está la Casa-Estudio en Paseo de la Reforma 2505, en las Lomas de Chapultepec, del año de 1989. En esta última experimenta con el tabique no solo en los muros, sino que diversifica  el manejo de bóvedas como elementos de cubierta. El uso del color, texturas, juegos de claroscuros y la incorporación de botellas de colores en las superficies de los muros, a manera de rosetones, califican en base a repertorios complejos la calidad formal y habitable del proyecto. Entre 1989 y 1991, realiza la casa estudio en Naranjatitla 7, en Tlalpan, en la ciudad de México, apareciendo además de los materiales y procedimientos constructivos experimentados en sus casas anteriores, secciones metálicas, como vigas y columnas, algunos detalles de superficies limpias de cristal transparente y bloques de cristal. En el conjunto de sus proyectos, son interesantes las continuidades y secuencias espaciales, que al recorrerse van descubriendo los componentes de programa, las distintas calidades y jerarquías de los lugares habitables.

Casa 5 de Mayo; Casa Cuadrante de San Francisco; Casa Reforma 2595

 En el balance de su obra, se encuentra a un Ricardo Flores, de fuerte personalidad, un tanto tormentosa, un gran maestro recordado con admiración, agradecimiento y respeto por sus alumnos, un notable motivador del arte en general, un espléndido dibujante y diseñador gráfico, responsable de una obra arquitectónica, la construida y la que se quedó en el papel, que contiene sustanciales propuestas en las que se mezclan el movimiento moderno, la cultura popular, el compromiso social, el diseño participativo, el pensamiento y las realizaciones de otros importantes arquitectos de México y del mundo y la intensa experiencia de la cultura de la segunda mitad de los años sesenta, pero que finalmente no terminaron por significar una propuesta proyectual consolidada que le signifique un lugar mas destacado dentro del ámbito de la arquitectura mexicana contemporánea.

Casa Naranjatitla, Foto: Alberto Moreno Guzman

 Es importante que las nuevas generaciones de arquitectos y diseñadores, se acerquen a su producción, con ojos atentos y sensibilidad despierta, pudiendo encontrar en la misma  ideas y experiencias valiosas, que a manera de semillas, esperan un mejor y más completo desarrollo, pudiendo germinar y perfilar un importante camino para la arquitectura mexicana actual. Para acercarse al conocimiento de  su obra vale la pena revisar las publicaciones editadas por la Facultad de Arquitectura de la UNAM llamadas Laberinthus y visitar la exposición que sobre su obra se exhibe actualmente en el Museo de Arquitectura ubicado en el cuarto piso del Palacio de Bellas Artes.

Tres viviendas en adobe, Temoanchan, Cuernavaca, Morelos

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s