Programa General de Desarrollo Urbano para la Ciudad de México

Gustavo López Padilla

Recientemente el Gobierno de la Ciudad de México dio a conocer a la sociedad capitalina, una propuesta de Programa General de Desarrollo Urbano, generándose de inmediato una serie de inconformidades sociales, en relación a los contenidos y formas de operación de dicho programa. El hecho en sí de la propuesta es de gran relevancia, dado que una ciudad del tamaño e importancia como la Ciudad de México, requiere necesariamente de un plan de desarrollo, que contemple visiones de futuro, para el corto, mediano y largo plazos. Es de esperarse que exista la suficiente seriedad profesional, sensatez, madurez política y compromiso social, de tal suerte que finalmente se logre llegar a los acuerdos necesarios, para que la ciudad de México cuente con el mencionado plan de desarrollo, en base a propuestas claras, profesionalmente instrumentadas, que busquen antes que nada el bienestar del conjunto de la sociedad de la capital de la República, conciliando los diferentes intereses, que naturalmente existen en este territorio.

Evitar el crecicimiento horizontal periferico a la ciudad depredatorio de la naturaleza

Evitar el crecicimiento horizontal periferico a la ciudad depredatorio de la naturaleza

Si asumimos que en la actualidad la mayoría de la población mundial vive en ciudades y que esto se ha traducido en que hoy en día existe una gran cantidad de estudios serios, científicos, bien documentados sobre las urbes modernas, incluyendo distintas realidades urbanas, arquitectónicas, económicas, sociales, políticas, tecnológicas, geográficas y culturales, de tal suerte que en base a la experiencia y valoración de la variada realidad de estas ciudades, sobre todo tomando en cuenta lo sucedido desde la Revolución Industrial, de mediados del siglo XVIII hasta nuestros días, es posible plantear, con cierta confianza y objetividad, cuales debieran ser los criterios a partir de los cuales orientar el desarrollo de los ámbitos urbanos. A partir de estos estudios mencionados, se desprenden los planteamientos en el sentido de que se debe acordar, de inicio, un razonable crecimiento de la población, así como regular la extensión territorial de las ciudades, manejando preferentemente combinaciones de densidades construidas medias y altas, centralizadas, de tal manera que se evite ocupar, indiscriminadamente, territorio de manera horizontal, preservando así las distintas áreas naturales en la periferia de las ciudades. Lo anterior no excluye necesariamente que algunas zonas, por sus características particulares, puedan alojar densidades bajas de ocupación territorial. En estas ideas se incluye también, la conservación, restauración y reutilización de los centros urbanos históricos, dejando constancia de las distintas  expresiones de la cultura a lo largo del tiempo. Para instrumentar los criterios de densificaciones, previos estudios de factibilidad, se pueden determinar por un lado, zonas en las cuales se debiera incrementar la densidad construida o en otro sentido, aplicando lo anterior a los corredores urbanos importantes en el tejido de las ciudades. La combinación de densidades y preservaciones históricas, consolida la idea natural a las ciudades, de que son al mismo tiempo distintas ciudades, que ofrecen a sus habitantes diversas opciones de habitabilidad. Los acuerdos de densificación por zonas o corredores, deben implicar al conjunto del tejido de las ciudades, de la manera mas homogénea posible, tratando de evitar la sobreexplotación de las zonas urbanas ya consolidadas, incorporando a las visiones modernas, cosmopolitas, a los territorios menos desarrollados, que deben tomarse necesariamente en cuenta, para transformarse en áreas con mejores calidades de vida dentro del conjunto de la ciudad, pudiendo representar oportunidades atractivas para la inversión, la convivencia y la evolución de las ciudades. Personalmente, en relación con lo anterior, me resultan atractivos los modelos de desarrollo y resultados de algunas ciudades europeas como Ámsterdam, Barcelona y París o el interesante planteamiento de Curitiba en Brasil.

Incentivar la densificación media y alta en base a corredores urbanos y sectores de la ciudad.

Las propuestas de densificación están directamente relacionadas con los criterios de  usos del suelo factibles, posibles y deseables en el seno de las ciudades, mismos que deben estudiarse y plantearse con cuidado, tratando de aprovechar las circunstancias geográficas, disponibilidad de infraestructuras, nodos económicos y adecuadas relaciones de interdependencia. Las ciudades modernas han demostrado que la realidad de las mismas, opera adecuadamente con mezclas de distintos usos del suelo, en contraposición de aquellas propuestas del movimiento moderno, que planteaban los criterios de separación de usos, lo que se denominó, la zonificación de los usos en  las ciudades.  Al incremento regulado poblacional y de densidades de construcción, le debe corresponder la conservación y restauración de los espacios públicos existentes y la creación de nuevos lugares de encuentro y convivencia, buscando en la calidad,  cantidad y diversidad de los mismos, propiciar conductas sociales seguras, positivas y creadoras. Los espacios públicos deben ser abiertos, gratuitos, igualitarios y democráticos. En este sentido se busca privilegiar el uso de las calles, impulsando también aquellas de carácter peatonal, que han significado buenos resultados en distintas ciudades del mundo e incluso en las propias mexicanas. En lo que se refiere a los espacios verdes, es fundamental plantearse el lograr la meta de disponer 15 m2 por habitante, que recomiendan los estudiosos de la materia en términos urbanos y de salud. Se debe combinar la consecución de mayores densidades construidas con la implementación de nuevas áreas verdes. Es necesario desde luego enfrentar la decisión política de tener que demoler algunos sectores de la ciudad, para llevar a cabo lo anterior,  lo cual requiere negociar con los vecinos, convenciéndolos de las ventajas urbanas y habitables de la propuesta. Para la ciudad de México se ha estudiado reiteradamente la conveniencia de restaurar los equilibrios entre lo construido y las antiguas condiciones lacustres. Lo anterior es desde luego necesario y viable. Se trataría por un lado de continuar la obra iniciada por Nabor Carrillo, inundando los terrenos baldíos en Texcoco, en base al tratamiento de aguas residuales y en otro sentido, el proyecto es impulsar la creación de  numerosos pequeños cuerpos de agua, relacionados con nuevos espacios jardinados, en distintas zonas de la ciudad, a manera de lo que se denomina acupuntura urbana. La experiencia del Parque Tezozómoc, en la Delegación Atzcapotzalco, proyecto de los arquitectos José Luís Pérez y Mario Schjetnan, es interesante en este sentido. La restauración de algunos de los ríos que existían en la ciudad de México es otro tema importante, perfectamente factible, como lo han demostrado experiencias exitosas en otros lugares del mundo, como sucede en el corazón de Seúl en Corea, donde se eliminaron primeros y segundos pisos de vialidades y se restituyó la antigua condición del Río Cheonggyecheon, transformando el recorrido lineal del río, en una importante zona ecológica, atractiva para la convivencia, el turismo, la inversión y la restauración urbana.

Construcción de nuevos espacios públicos verdes, con cuerpos de agua, reutilizando aguas residuales en el conjunto del tejido de la ciudad

Otro idea fundamental que plantean generalmente las propuestas urbanas es lo referente al transporte; es inevitable pensar en el corto plazo en la limitación del uso del automóvil. No se puede pensar en seguir construyendo segundos y terceros pisos para los autos, sabiendo de antemano que se saturarán tarde o temprano. Los problemas asociados al incremento de automotores como pérdidas de tiempo y económicas, afecciones a la salud pública, necesidad de mas estacionamientos, contaminación atmosférica, auditiva y visual, ha sido enfrentada por otras ciudades como Boston, Madrid, Londres o Ámsterdam, eliminando los segundos pisos y construyendo un  túnel vial, mas un parque lineal en la superficie o cobrando impuestos por acceder a ciertas zonas de la ciudad en auto o limitando francamente la circulación y uso de los mismos. Estas experiencias se deben valorar  y pensar en su implementación en los proyectos de planeación urbana de las ciudades mexicanas, la ciudad de México incluida. El impulso al transporte público no contaminante, es indispensable. El metro y el metrobús, han demostrado su eficiencia, aceptación y confiabilidad. El uso de la bicicleta ha ido en aumento, incluyendo la ciudad de México; es necesario entonces incrementar las rutas seguras de las ciclopìstas. Como complemento deseable, se buscaría ordenar las ubicaciones cercanas entre la vivienda, el trabajo y la recreación, como un objetivo y responsabilidad compartido entre el gobierno y los habitantes de las ciudades, permitiendo así  que los desplazamientos se puedan hacer incluso a pié. En caso de que sea indispensable el uso del automóvil, es necesario plantear que  implique a varias personas al mismo tiempo y se evite en lo posible, se utilicen por una única persona.

Impulsar el uso de la bicicleta mediante la construcción de ciclovías seguras

El reto adicional es resolver todo lo anterior, en base a criterios reconocidos y probados respecto a las ideas de sustentabilidad o principios ecológicos. La construcción en general, sus reglamentos, deben ajustarse cada vez más a estos criterios. En este orden de cosas se debe racionalizar el uso y aprovechamiento del agua potable y la de lluvia, reciclar las aguas residuales a diferentes niveles, de tal manera que pueda ser aprovechada para diversos usos y llegando al grado de plantear ciclos cerrados de uso, en los cuales se utilice el agua potable, se trate adecuadamente y se vuelva a usar como potable, restituyendo solamente en las redes,  con potable, la estrictamente necesaria. Al igual que las aguas residuales, la basura debe considerarse como bien y  reciclar el mayor porcentaje posible. En términos de energía se deben impulsar las renovables como la solar, la éolica e incluso la naciente del hidrógeno, impulsando de esta última su estudio, para que en breve logre ser rentable y para que el conjunto de todas las anteriores, puedan sustituir las fuentes de energía mas contaminantes, contribuyendo así a restituir en la medida de lo posible, los equilibrios ambientales en nuestras ciudades y en el planeta en su conjunto.

Propiciar el uso peatonal de sectores y calles de la ciudad

 Para que el indispensable Programa General de Desarrollo Urbano de la ciudad de México sea aprobado tanto por el gobierno como por la ciudadanía en general,  se requiere seriedad profesional en sus estudios y sobre todo responsabilidad moral en su aplicación, está última, un tanto alejada de la realidad operativa en el Gobierno Central de nuestra ciudad y sus Delegaciones Políticas. Se debe estudiar y acordar, entre gobierno y sociedad, cada uno en la medida de sus responsabilidades y posibilidades, la información precisa de los alcances y objetivos de la propuesta, mediante planos, imágenes, documentos que contengan criterios, factibilidades, plazos e inversiones. Sabemos lo que tenemos que hacer, sabemos como hacerlo, existe la tecnología disponible para lograrlo. El proyecto puede contemplar tiempos de ejecución e inversiones que sobrepasen los límites sexenales impuestos por la política y la realidad económica mexicana. Pensando en el bien común se deben ejecutar las propuestas  y proyectos del Programa General de Desarrollo Urbano, sin anteponer intereses de partido o de grupo. El desarrollo de la ciudad solo es posible, si se entiende ante todo, como un gran acuerdo colectivo. Las ciudades son las expresiones sociales y culturales mas ricas, completas y complejas.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Sobre la ciudad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s