Intervención arquitectónica en la Cineteca Nacional

Gustavo López Padilla

Ahora que se han cumplido 39 años de la fundación de la Cineteca Nacional, (17 de enero de 1974) 29 de que se ubica en su actual sede en Ave. México Coyoacán 389 col. Xoco, en la Delegación Benito Juárez, en la ciudad de México y que próximamente estarán concluidas las obras de intervención, que aumentan sus capacidades de exhibición y otros servicios, vale la pena aprovechar la oportunidad para evaluar los resultados preliminares  de dichos trabajos, dado que no se han terminado totalmente. De inicio el planteamiento general de programa solicitado resulta razonable, como aumentar el número de salas de exhibición, que las oficinas y espacios que alojan los  servicios complementarios de la Cineteca resulten más cómodos y funcionales, que se cuente con espacios abiertos amables y vivibles que propicien la convivencia, además de sumar un Museo del Cine, Sala de Lectura, Ludoteca, Videoteca,  Bóvedas y Laboratorio de Restauración, algunas tiendas comerciales, cafés y que el estacionamiento sea cómodo y suficiente. El proyecto mayor de intervención en la Cineteca le fue encargado a Michel Rojkind y el del Museo del Cine, en particular a  Mauricio Rocha Iturbide.

g

En términos de la presencia urbana del proyecto, por ahora, los resultados son muy pobres. El edificio de estacionamiento, de seis niveles de altura, que se alinea sobre la Ave. Coyoacán, de imagen insípida, funcional, intrascendente, con un letrero alto, poco visible, da cuenta de la existencia y ubicación del conjunto cinematográfico. Además, la entrada peatonal al conjunto tiene la misma jerarquía y tratamiento formal que la del propio estacionamiento, lo que a todas luces muestra, hasta ahora, que no está debidamente resuelta. Una obra de esta naturaleza requiere una propuesta de proyecto, con una imagen urbana clara, fuerte, contundente, que le otorgue presencia, dignidad y trascendencia. Otro tanto en el mismo sentido sucede con el acceso peatonal que se ubica sobre la calle secundaria de Mayorazgo; apenas unas cuantas fotografías relacionadas con el cine, de proporciones pequeñas, dan cuenta del evento.

a

Sobre lo que era el estacionamiento al aire libre, dando frente a las salas preexistentes de la propia Cineteca, se construyeron otras nuevas y se  articularon las dos zonas con una gran cubierta, constituida por una doble superficie, lo que constituye, con las fachadas de las nuevas salas, la nueva imagen dominante del conjunto, además de funcionar el espacio techado  resultante, como un importante vestíbulo que propicia la distribución y el encuentro del grueso de la gente que acude al lugar. La propuesta de diseño, planteada como un nuevo volumen dinámico, que cuenta con una piel dominante, plafón y fachadas de las salas nuevas, que en continuidad planimétrica se transforma en cubierta entre las preexistencias y lo nuevo, retoma las ideas ampliamente experimentadas en los últimos años, en proyectos de distintas escalas y naturalezas, que tienen que ver con las experiencias formales y geométricas de los fractales, estudiadas por Benoit Mandelbrot, documentadas con claridad en el libro Las formas del siglo XX, de Josep María Montaner, editorial Gustavo Gili, Barcelona 2002.

b

La primera impresión de lo anterior es atractiva, de asombro y sorpresa. Sin embargo, cuando se revisan con mesura y atención los resultados constructivos y de relaciones geométricas entre los componentes compositivos, la valoración cambia drásticamente. Faltan algunas soluciones de diseño y constructivas, que hacen que se magnifique lo mal hecho y den la sensación que aquello va ha envejecer mal y rápidamente. En otro sentido,  los problemas con el agua, cuando se enfrente el proyecto a la temporada de lluvias, parecen previsibles. Cuando se cuenta con cubiertas planas de cristal, como es el caso de la membrana superior de la cubierta en cuestión, con muchas juntas constructivas, es difícil garantizar los sellamientos necesarios, sobre todo pasado el tiempo y como resultado de la intemperización de los materiales con los que resuelven las juntas.

c

Se suma a lo anterior el hecho de que entre el estacionamiento y la zona de salas, para el tránsito peatonal entre ellas, se dispone tan solo con un pasillo estrecho techado, que corresponde al edificio de oficinas preexistente, lo que limita el flujo cómodo de personas. La zona de taquillas está prácticamente a descubierto, algunos baños y salidas de las nuevas salas, se ubican en circulaciones también estrechas en cuanto a sus zonas cubiertas. No se entiende porqué el pequeño patio posterior de distribución de las nuevas salas no es completamente techado, para facilitar así su adecuado funcionamiento. Lo mismo sucede con el patio a descubierto de las anteriores salas de la Cineteca; se debió aprovechar la oportunidad para techarlo. Por ahora, el número de unidades de baños, resulta insuficiente. Pero en otro sentido es justo decir que el conjunto de las salas de exhibición de películas, de diferentes cupos y escalas, materia prima esencial de la Cineteca, son agradables, cómodas y funcionales.

d

 El espacio abierto cuenta con una  superficie y presencia importantes. Sin embargo es evidente que resulta ambientalmente esquemático, faltándole calidad de diseño. El espacio abierto actual, es simplemente lo que queda vacío, a veces verde, a veces como plazas, descontando los volúmenes construidos, con un poco de pasto, algunos árboles y pobre diseño en lo que tiene que ver con las bancas, mobiliario necesario y pisos. La relación física entre las zonas de pisos y jardinadas no cuenta con un diseño adecuado. Una buena cantidad de piezas de piso, mal colocadas, ya están fracturadas, las relaciones geométricas y de transición en los cambios de dirección, en los mismos pisos, no están debidamente resueltas. Como parte del espacio abierto, se cuenta ahora con una amplia zona para ver cine en las tardes noches, al aire libre, en donde los espectadores pueden estar recostados en petates o sobre el propio pasto, lo cual es novedoso e interesante. e

El Museo del Cine, diseñado por Mauricio Rocha, tiene una ubicación forzada, arrinconada, lo que le resta presencia y posiblemente funcionalidad. Ubicado en el remate poniente del patio de las salas de exhibición preexistentes, en una esquina del predio total, sobre una superficie limitada, el museo se desarrolla entonces verticalmente, en base a poca altura, contando apenas formal y volumétricamente en el conjunto total. La propuesta, resuelta en base a una pirámide truncada, con un conector de circulaciones verticales, resulta poco atractiva y pasa casi desapercibida desde el patio al que da frente, producto de las copas de los árboles situados en el lugar, que limitan la visual al museo. No está terminado en su totalidad y pensando que un museo puede ser un espacio neutro, en donde lo que se exhibe debería ser lo más importante, habrá que esperar a que comience a funcionar, para evaluarlo con mayores elementos de juicio.

f

Al final del camino, el resultado de la intervención en la Cineteca Nacional, proyecto básicamente de Michel Rojkind, termina siendo una propuesta fundamentalmente formalista, que alude gestualmente a algunas imágenes de moda, con las que se puede o no tener afinidades y estar de acuerdo, pero que muestra algunas carencias de diseño, de soluciones geométricas, funcionales  y constructivas. Habrá que esperar los resultados finales de la construcción.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Intervención arquitectónica en la Cineteca Nacional

  1. Muy de acuerdo, creo que el último parrafo define todo, mi temor (no se que tan fundado o solo una sospecha) es que existen varias generaciones de nuevos arquitectos menores de cuarenta años, embrujados por las modas y que cuando ven obras como estas, justifican la existencia de ellas, en una comparativa de tendencias mundiales. ¿y dónde queda la eficacia y constructividad de las mismas?

    • Mi estimado Javier: Por eso es importante realizar una crítica constructiva, objetiva, lo mas razonada posible y participar directamente en la educación de las nuevas generaciones de arquitectos. Un saludo afectuoso Gustavo López

  2. Excelente critíca. El proyecto fue adjudicado de manera directa y con la presión de entregarlo antes del cambio de gobierno esto no justifica en nada la carencia de diseño. Un concurso público hubiera resultado con propuestas más interesantes.

    • Estimado Ulises Del Llano:

      Agradezco y aprecio sus comentarios. Efectivamente una obra de esta naturaleza tiene muchas circunstancias en el camino que terminan repercutiendo en sus resultados finales. Es un reto para los diseñadores poder sortear estos tropiezos en el camino, pero al final de cuentas, lo único que se puede valorar es la obra terminada.

      Saludos, atentamente.

      Arq. Gustavo López.

  3. andolini dijo:

    solo para dejar constancia, la reja que da hacia el foro era un diseño distinto, pero se pretendio hacer el diseño similiar al que se tiene en el panteon, en cuanto al estacionamiento todo se hizo a contratiempo, supongo que presiones politicas, ademas de mala supervision y mala constructora. yo lo considero una obra express. saludos,

  4. arquitecto del cetto dijo:

    Completamente de acuerdo con la crítica al proyecto, incluso creo que se omiten temas mucho más relevantes que lo meramente formal y funcional. Por ejemplo: falta la crítica a la asignación directa del proyecto o el nulo respeto e integración del pueblo de Xoco desde una perspectiva antropológica. Sin embargo, considero que este texto peca de lo siguiente: Pura descripción formal e interpretaciones limitadas y subjetivas.

    ¿Realmente los arquitectos mexicanos solo podemos hablar con este lenguaje tan apolillado, regurgitando una y otra vez el mismo vocabulario y las mismas referencias desde hace 70 años? Realmente nuestro conocimiento de la arquitectura internacional contemporánea solo se puede limitar al uso de las palabras “moda” o “fractales”. Rojkind es una vergüenza para muchos, eso ya lo sabemos. En México no sabemos construir, tampoco es nada nuevo. Sin embargo, creo que la crítica en nuestro país tampoco se salva. Necesitamos un contrapeso fuerte que venga desde un análisis profundo de las obras y no algo tan superficial y cosmético como el proyecto del que habla este artículo.

    El categorizar de forma despectiva algo como “moda” es bastante torpe. Solo demuestra la ignorancia que se tiene respecto a otros lenguajes formales que no dominamos. ¿O cuál cree usted que fue la reacción del mundo al ver las primeras obras modernistas? Es triste ver como en México no podemos superar una visión dominante modernista y rancia que tuvo sentido hace 100 años. Si somos incapaces de teorizar sobre arquitectura y lenguajes contemporáneos, tampoco podremos proyectarla y mucho menos construirla.

    Este proyecto no es más que otra oportunidad más que se desperdicia a favor de un star-system mediocre con nombres y apellidos. Que aprendieron a medias de los mismos profesores que siguen y seguirán formando nuevas generaciones.

    • Estimado Arquitecto Julíán:

      Acepto y agradezco sus comentarios. Entiendo que la arquitectura necesariamente es una expresión política, social, económica, filosófica, tecnológica, cultural en un sentido amplio. Luego entonces existen en su crítica muchas perspectivas de como abordarla. Valoro sus apreciaciones y lo invito a que construya, si es que no lo tiene, otro blog distinto al mío y que haga públicos sus comentarios, complementando así las posibilidades de la crítica en la arquitectura mexicana.

      En otro sentido, al igual que usted doy clases diariamente en el Taller Max Cetto, de siete a nueve de la mañana, en el salón auditorio ubicado en planta de acceso. Valdría la oportunidad para que nos encontráramos algún día y con café en mano pudiéramos platicar de la arquitectura mexicana y de la crítica.

      Nuevamente mi agradecimiento, saludos.

      Arq. Gustavo López Padilla.

  5. Gustavo, aun no he tenido oportunidad de visitar el edificio pero ya desde las fotos y desde los esquemas con que se presento el proyecto publicamente me parece que se trata de un anteproyecto llevado a la realidad sin el tiempo necesario, ademas de pecar de esquematico y figurativo. Como bien lo planteas, habra que visitarlo ya terminado.
    A mi lo que me parece es que es el reflejo incluso de una mala decision politico administrativa, que tiene que ver con construir enormes edificaciones que solo por su tamaño merezcan el apelativo de nacionales. A mi entender, como sucede con los hospitales por ejemplo, hubiera sido mucho mejor con ese presupuesto buscar una ubicacion distinta para una sede en que se pudiera atender a un sector de la poblacion diferente o alejado, tal vez al norte de la ciudad o tambien, porque no, en otra ciudad importante del pais.

    Celebro haber encontrado tu blog, saludos!!

  6. Roberto Aguirre G. dijo:

    Estimado Gustavo:

    La Cineteca Nacional es una obra en proceso, alguien decidió abrirla al público en medio de trabajos inconclusos de una manera apresurada y creo además irresponsable. Los defectos y errores que denota la manufactura, sobre todo en las áreas exteriores, son atribuibles en primera instancia a la constructora y sus contratistas; no sé hasta donde sean responsables quienes están a cargo de la dirección arquitectónica. Valdría la pena otorgarles el beneficio de la duda.

    Sin embargo, la falta de sensibilidad y cuidado que acusa el emplazamiento del estacionamiento y los accesos es un asunto que si infiere a los diseñadores. Siempre será cuestionable que no sea considerada la integración de un edificio al ámbito urbano y que su incorporación contribuya a enriquecerlo. Pero tratándose de un recinto o espacio público el requisito mínimo indispensable en este rubro debiera ser la adecuada lectura del usuario desde su aproximación, lo cual por cierto no sucede en el caso que nos ocupa.

    Es razonable el tiempo de espera que sugieres con el fin de establecer una opinión definitiva, una vez concluidos los trabajos (hacemos votos para que esto ocurra, por cierto). Sin embargo lo que se puede ver hasta ahora sugiere que el conjunto no alcanzará el nivel de excelencia que seguramente pretendían sus promotores y realizadores, y que por supuesto esperábamos los usuarios y espectadores, lo cual es una pena.

    • Estimado Roberto Aguirre:

      Efectivamente habrá que esperar los resultados finales. La realización de todo proyecto implica sus riesgos. Cada arquitecto los asume al iniciar los trabajos que le encomiendan. Al final del camino, lo único que cuenta son los resultados objetivos de la obra como queda y no lo que el arquitecto quería o imaginaba. Y no se puede evadir la responsabilidad de los resultados.

      Un saludo y gracias por tus comentarios.

      Gustavo López Padilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s