La cultura de la bicicleta

Gustavo López Padilla

Entre los problemas que se les presentan a las ciudades contemporáneas, el de la movilidad de las personas ocupa un lugar primordial. Asociados al anterior se pueden mencionar además los de la contaminación sonora, del aire y sus repercusiones en lo que tiene que ver con la salud pública. Desde mediados del siglo pasado, consolidada la industria automotriz, las principales ciudades del mundo apostaron por el uso del automóvil, aunado a otros sistemas de transporte, como la alternativa que podría resolver la movilidad de las personas dentro de sus límites urbanos. Las ciudades que no tenían compromisos histórico patrimoniales construidos y disponían de territorio, densificaron sus centros urbanos, al mismo tiempo que ampliaron sus áreas ocupadas, construyendo extensas redes de carreteras, lo que se tradujo en un aumento considerable del aforo vehicular y en la necesidad de aumentar los niveles de rodamiento en las calles para poder alojar este incremento. Las otras ciudades que si afrontan compromisos culturales e históricos en su patrimonio construido, desarrollaron una industria automotriz con autos mas compactos, pero rápidamente se vieron igualmente impactadas por los movimientos de los automóviles, sobre todo en los centros de estas ciudades.

2do

Así las cosas,  la calidad de vida y los paisajes urbanos se determinaron o se vieron influidos en gran medida a partir de los requerimientos de los automóviles, como mayores superficies de rodamiento, extensas zonas para estacionamientos y conflictos permanentes con las construcciones patrimoniales preexistentes. Aunque se desarrollaron otros sistemas de transporte, como autobuses, trenes y metro, el automóvil tenía  y tiene todavía, una presencia dominante en el ámbito de las ciudades. Desde los años ochenta del siglo pasado, este modelo de desarrollo de movilidad urbana, entró en una severa crisis, mostrando que su crecimiento exponencial era insostenible. Desde aquellos años hasta el día de hoy, el automóvil ha sido seriamente criticado, al menos como lo conocemos actualmente, dada la contaminación que produce en el aire, además de la sonora y los impactos negativos en términos de imagen urbana, sobre todo cuando se aumentan los niveles de las calles para dar cabida a su incremento constante. A partir de las ideas expuestas con anterioridad, algunas ciudades, sobre todo europeas, impulsaron la peatonalización de algunos de sus sectores urbanos, calles representativas y el uso extensivo de la bicicleta para afrontar el problema de la movilidad urbana, como una alternativa amigable con la naturaleza, más económica y con repercusiones favorables para la salud pública. La bicicleta aunada y combinada también con otros sistemas de transporte, de carácter masivo y preferentemente no contaminantes. Las ciudades holandesas y danesas, se convirtieron rápidamente en un modelo de referencia.  A partir de lo anterior, en los ámbitos urbanos, hubo que reorientar el orden y diseño de las calles, para dar cabida al espacio necesario y seguro para la circulación y estacionamiento de las bicicletas.

Las bicicletas en la ciudad de Amsterdam

Las bicicletas en la ciudad de Amsterdam

La cultura de la bicicleta se ha extendido en el mundo, al tiempo que se han intensificado las medidas restrictivas al uso y tráfico de los automóviles particulares, sobre todo aquellos grandes que transportan principalmente solo a su conductor. Es evidente que existen muchos intereses económicos alrededor de la industria automotriz y del petróleo, que buscan a toda costa su permanencia, explorando alternativas con las cuales afrontar la problemática expuesta. Pero al margen de lo anterior, la cultura de la bicicleta es hoy en día una realidad y notablemente se va extendiendo a un mayor número de ciudades, dentro de las que se incluyen ciudades europeas, latinoamericanas, asiáticas y desde luego la ciudad de México. En nuestras ciudades incluyendo la capital de la República Mexicana, el uso de la bicicleta no es algo nuevo,  tiene muchos años de estar operando, de manera libre, desordenada y no se le había reconocido a esta alternativa de movilidad su importancia y trascendencia, en términos de orden urbano, fluidez, repercusiones ambientales, económicas, paisajísticas y de salud pública.

BICI-03

En la ciudad de México, ya entendida como una política de desarrollo y movilidad, la cultura de la bicicleta tiene como antecedentes importantes los de las ciudades europeas como Ámsterdam, Barcelona o París,  a los que se suman el que se refiere a la implementación del sistema Bicipuma, dentro del extenso territorio de la Ciudad Universitaria, al sur de la ciudad de México, implementado en el año 2005, con 7 cicloestaciones, 1040 bicicletas, vinculando con facilidad y prontitud a los estudiantes y profesores de las diferentes escuelas, facultades e institutos de investigación con los que cuenta nuestra Máxima Casa de Estudios.  Ya como programa institucional del Gobierno de la ciudad de México, el sistema Ecobici, comenzó a funcionar a partir del 18 de Febrero del año 2010, operado por Clear Channel, en su división Smartbike, con un sistema similar al que funciona en países como Francia, España, Noruega, Suecia e Italia, contando originalmente con 85 cicloestaciones, 1114 bicicletas y dando servicio a las colonias Condesa, Hipódromo Condesa, Cuauhtémoc, Juárez y Roma Norte. Para finales del año 2012, el gobierno de la ciudad anunció que se contaría con 275 cicloestaciones y 4000 bicicletas, ampliando el servicio a las colonias Centro Histórico, Escandón, Juárez, San Miguel Chapultepec, Granada, Anzures, Irrigación, Polanco, San Rafael, Roma Norte y Sur, llegando a contar con 73000 usuarios, realizando 30000 viajes diarios. Se espera que esta nueva realidad ubique al sistema Ecobici en el sexto lugar a nivel mundial. El costo actual de inscripción al sistema es de 400.00 pesos anuales. Los usuarios de las bicicletas dentro del sistema Ecobici y fuera de él eran originalmente trabajadores y empleados. Hoy en día, como en las ciudades europeas, se han sumado a los usuarios distintos profesionales, amas de casa, jóvenes estudiantes, adultos mayores, llegando hasta algunos empresarios vanguardistas que  han reconocido la importancia y ventajas de este sistema de movilidad, me consta personalmente esto que comento.

BICI-02

La cultura de la bicicleta en la ciudad de México se ha ido extendiendo y enraizando en las conductas cotidianas de la población poco a poco, ya no tan solo como una moda, sino como parte de una conciencia y política de desarrollo urbano sustentable, entendiendo los beneficios que esto implica en términos de facilidades de movilidad, de mayor amabilidad dentro de nuestro ámbito urbano, de repercusiones en cuanto a mejoras ambientales en términos de ruido y calidad del aire y el mejoramiento que puede implicar en la salud pública, reconociendo los altos índices existentes en términos de enfermedades respiratorias, de obesidad  y sus enfermedades asociadas entre nuestra población, comenzando por los niños. Sin embargo es importante hacer notar, que los equipamientos urbanos de los carriles confinados para que la movilidad en bicicleta sean seguros, son mínimos en relación a la extensión de la ciudad de México y a la necesidad del número de viajes requeridos, lo que pone en riesgo constante a los usuarios de las bicicletas, que continuamente se ven agredidos por automovilistas y choferes de transporte público, llegando al extremo de perder lamentablemente la vida. Existen programas de sensibilización y acercamiento de estos programas de uso de las bicicletas enfocados al conjunto de la población de la ciudad de México, sin embargo hay que intensificarlos y endurecer los castigos de agresiones a los usuarios de las bicicletas. Daremos muestras de civilidad urbana, progreso y calidad humana, en la medida que programas como el de las bicicletas y los corredores peatonales, sean una realidad de convivencia aceptada, extendida, permanente y practicada por un número cada vez mayor de quienes habitamos en ciudades como la nuestra. La calidad de vida, la de los espacios públicos y las imágenes construidas de nuestras ciudades serán mejores indudablemente.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Sobre la ciudad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s