Centro de Transferencia Modal El Rosario

Gustavo López Padilla

Dentro de la estructura urbana de la ciudad de México, existen nodos importantes que tienen que ver con la confluencia de distintos medios de transporte. En ellos se concentra una gran cantidad de usuarios, siendo crítico lo anterior en las llamadas horas pico que corresponden con los horarios de entrada y salida de las jornadas de trabajo. La mayoría de estos nodos representan lugares conflictivos, dado el desorden en la operación de los autobuses, microbuses y taxis que ahí operan cotidianamente. Se suma a lo anterior la presencia negativa de una gran cantidad de puestos irregulares de comercio, los llamados ambulantes, que vuelven problemáticos y peligrosos los flujos de los usuarios de estos sistemas de transporte. El sitio donde confluyen estos medios de movilidad y sus alrededores se transforman rápidamente en zonas de fuerte deterioro, calificando negativamente el paisaje urbano y el valor de las propiedades que forman parte del entorno circundante. Lo anterior corresponde con la visión de una sociedad poco desarrollada, social, económica y políticamente, estando presentes prácticas de corrupción. En culturas mas avanzadas estos nodos pueden significar oportunidades de desarrollo, tanto desde el punto de vista urbano, como económico, mostrando rostros de las ciudades y espacios públicos bien resueltos, que pueden ser vividos socialmente con comodidad.

Fotografía: Luis Gordoa

Fotografía: Luis Gordoa

Tomando en cuenta lo anterior, se vuelve importante el Centro de Transferencia Modal El Rosario, proyecto del arquitecto Manuel Cervantes Céspedes, ubicado en la Delegación Atzcapotzalco, en la ciudad de México, realizado en el año 2013 y que cuenta con 65,000.00 m2 construidos. Se plantea de inicio poner orden en la ubicación y operación de los distintos medios de transporte que ahí confluyen, como son las líneas 6 y 7 del metro, a lo que se suman poco más de 30 empresas de autobuses, al mismo tiempo de dotar de áreas comerciales, cómodas, eficientes y sobre todo seguras, tanto para los propios comerciantes, como para el público que transita por el lugar. De hecho en la conceptualización moderna de los nodos de movilidad, desde aviones, trenes, metro o autobuses, el criterio es la realización de un gran centro donde deben convivir armónicamente con comercios y algunas otras actividades como pueden ser las culturales, aprovechando la presencia constante de los usuarios. El CETRAM Rosario esta resuelto en tres niveles, el mas bajo a nivel de calle donde confluyen el metro y los autobuses en áreas claramente delimitadas, induciendo que los flujos de conexión de gente entre unos y otros tengan que cruzar necesariamente por las zonas comerciales, ubicadas en los dos niveles superiores, propiciando condiciones que motivan al consumo, criterio que da sentido y sustento a obras de esta naturaleza. El proyecto no cuenta con zonas de estacionamiento para autos, pensando que tanto los usuarios de los diferentes sistemas, como los locatarios pueden llegar al lugar, precisamente utilizando el transporte público.

Fotografía: Luis Gordoa

Fotografía: Luis Gordoa

La regularidad geométrica del proyecto con el criterio de plantas libres, el uso de una estructura metálica prefabricada que permite lograr grandes claros, establecer orden en los tiempos y movimientos del metro y camiones, así como flexibilidad en la disposición de las zonas comerciales. Un espacio principal, central, que dispone de zonas a doble altura le proporciona variedad, continuidad e interés a esta zona, que además de funcionar como zona de tránsito y comercio, opera como lugar de convivencia. Se trata de un proyecto racional, eficiente, que busca economía en la construcción misma del inmueble, sobretodo en su operación y mantenimiento, utilizando materiales aparentes, durables y de uso rudo. En términos de racionalidad financiera se procura además la utilización al máximo de luz y ventilación naturales, aprovechando captaciones que pueden provenir tanto de las fachadas como de las cubiertas, que cuentan con superficies translúcidas y aberturas permanentes, protegidas de la incidencia de la lluvia.

Fotografía: Luis Gordoa

Fotografía: Luis Gordoa

La presencia urbana del proyecto es sencilla, ordenada, tendiendo a la abstracción, proponiendo algunos contrastes entre la base de la volumetría general del edificio y sus niveles superiores, así como entre las superficies ciegas, dominantes y algunos vanos abiertos que establecen cierta relación entre los espacios interiores y las calles. Se trata de un proyecto que plantea mayoritariamente la participación de capital privado y con ello se puntualiza la idea de que tanto su construcción, como su operación y mantenimiento, deben responder a planteamientos económicos, demostrando solidez, viabilidad y rentabilidad.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s