Parque de Emprendimiento e Innovación Sinaloa

Gustavo López Padilla

Desde mediados del siglo pasado, el movimiento racionalista fue duramente criticado, por mostrar notorias contradicciones entre sus principios fundamentales y la realidad construida de una buena cantidad de obras que debían ser congruentes con ellos. La mayor crítica se refiere a la incongruencia de una pretendida universalidad de los repertorios compositivos, formales y uso de materiales, impuestos en diferentes regiones del mundo, por parte de los países industrializados, sin tomar en cuenta consideraciones de lugar, cultura, económicas, tecnológicas y climáticas, dejando de lado la idea fundamental de que la forma debía seguir a la función, en la que esta última fuera la interpretación clara, directa y racional de las necesidades particulares de los usuarios. Se cayó en un formalismo a priori, buscando la forma por la forma. Han pasado poco mas de sesenta años desde aquellas críticas y se podría pensar que a partir de ellas y las experiencias realizadas en diferentes regiones del mundo y sus resultados, se hubieran superado las contradicciones aludidas entonces. Pero la terca realidad confirma que se siguen realizando proyectos que muestran las mismas desviaciones de principios, privilegiando formalismos convertidos en modas.

a

En el año 2013, en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, fue terminado el edificio denominado Parque de Emprendimiento e Innovación Sinaloa, formando parte de las instalaciones del Tecnológico de Monterrey en aquella ciudad. Este edificio fue concebido para alojar los espacios necesarios en donde se pudieran implementar los trabajos de vinculación profesional entre diferentes empresas de negocios y la propia institución educativa del Tec. El proyecto le fue encargado a la arquitecta Tatiana Bilbao y en principio fue asumido siguiendo los principios de la arquitectura racionalista aludida líneas arriba. Para esta obra, en términos compositivos y formales, la arquitecta Bilbao retoma experiencias previas que se pueden remitir a proyectos como el edificio de oficinas del arquitecto Juan Sordo Madaleno (1916-1985), ubicado en la calle de Palmas, en el Distrito federal, del año 1975 o el Nuevo Museo de Arte Contemporáneo del año 2007, ubicado en la ciudad de Nueva York, diseñado por el grupo japonés SANAA. En años recientes han estado presentes además, una buena cantidad de otros proyectos, en distintas regiones del mundo, que han experimentado con la idea de contar con importantes volados volumétricos, que se constituyen también como referencias para la conceptualización del edificio del Parque de Emprendimiento.

b

A partir de lo anterior la arquitecta Bilbao planteo la configuración de un edificio dinámico, volumétricamente contrastante, de fuerte presencia urbana, constituido por cinco niveles. Por la naturaleza del proyecto se requería contar con distintas opciones de plantas libres, flexibles, reconfigurables de acuerdo con las necesidades cambiantes de la institución, condiciones generales que se cumplen con solvencia. Sin embargo considerando los resultados finales del proyecto, es importante señalar que se dejaron de lado las consideraciones de carácter climático del lugar, mayoritariamente caluroso y húmedo, 7 meses al año, llegando a rondar los 45 grados centígrados a la sombra, asumiendo una actitud semejante, de consideraciones meramente formalistas, arrogantes, que fueron severamente criticadas en los años sesenta para la arquitectura llamada racionalista, como ya se ha comentado. El que de manera dominante las superficies que delimitan los distintos niveles del edificio estén terminados con cristal de piso a techo, sin protecciones exteriores, sin tomar en cuenta las distintas orientaciones solares, conlleva a la necesidad de contar con importantes consumos de energía para operar sistemas de aire acondicionado que hagan viable la estancia confortable al interior de los distintos lugares del edificio, lo que trae aparejado altos costos de operación cotidiana del inmueble y sus consecuentes contribuciones negativas al calentamiento global. Lo natural hubiera sido contar con superficies ciegas y aberturas reguladas, controladas con parasoles o sistemas semejantes, bien orientadas, anchos de muros suficientes y materiales de los mismos congruentes con las necesidades climáticas, propiciando la regulación de las incidencias del sol y sus ganancias de calor, ajustándose con mayor naturalidad a las condiciones ambientales del sitio, volviendo mas razonables los consumos energéticos necesarios y los costos de operación del edificio, pudiendo permitir incluso, que la volumetría general respondiera a las propuestas dinámicas que en proyecto están planteadas.

c

Otra característica que aparece poco acertada en el proyecto, es la disposición de varias terrazas descubiertas, que para las mismas condiciones climáticas son difícilmente habitables una buena parte del año. Como aparecen actualmente, bajo la incidencia del sol directo, representan importantes espacios poco aprovechables. Estas terrazas a manera de extensiones de los espacios útiles interiores deberían contar con algún tipo de pérgolas o cubiertas removibles si se quiere, para volverlas amables y útiles al uso cotidiano. Otro detalle de criticable operación, sobre todo pensando que las lluvias en su temporada son abundantes en el lugar, es el hecho de que el nivel de piso terminado de las terrazas, es mas alto que los espacios útiles interiores, lo que ha provocado ya algunas inconveniencias pues el agua puede terminar al interior de los espacios útiles, cuando los sistemas de coladeras presentan alguna dificultad. Hubiera sido deseable contar en el proyecto con patios interiores, sombreados, verdes, que propiciaran el flujo natural del viento a partir del efecto chimenea, además que la altura libre de piso a techo, en el nivel de acceso fuera mayor que los restantes, para significar con mayor jerarquía justamente el acceso principal, el vestíbulo general y la zona de exposiciones que se ubica en ese nivel.

d

El proyecto como se muestra ahora, termina por representar en sus resultados un voluntarismo formal a priori, que se deja llevar por las imágenes de moda, la arquitectura entendida como espectáculo, dejando ver de nueva cuenta las mismas contradicciones de principio, en lo que tiene que ver con la arquitectura racionalista, mismas que para estas fechas de aceptadas preocupaciones ambientales, deberían ser entendidas, superadas y afrontadas con mayor conciencia.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s