Nuestra experiencia en materia de vivienda colectiva Sánchez Arquitectos y Asociados

Gustavo López Padilla

En las ciudades modernas, aproximadamente el sesenta porciento de su territorio está conformado, definido y ocupado por viviendas de distinta naturaleza y densidad, por lo que en gran medida estas mismas determinan el rostro, imagen  y calidad habitable de estas mismas ciudades. La fenomenología, problemática de diseño y construcción de viviendas colectivas  en las ciudades, han sido de las mayores preocupaciones urbanas contemporáneas y han recibido particular atención por parte de los interesados en estos temas como sociólogos, políticos, economistas, urbanistas y arquitectos. Existe una gran cantidad de estudios sobre lo anterior y frecuentemente se realizan congresos con esta misma finalidad. Nosotros como Sánchez Arquitectos y Asociados, a  lo largo de poco mas de cuarenta años de ejercicio profesional, el tema de la vivienda colectiva ha estado  presente, de manera constante, entre nuestros intereses, estudios, preocupaciones y oportunidades de diseño. A lo largo de este tiempo nuestros proyectos han estado relacionados tanto con solicitudes de diseño de instituciones del Estado Mexicano, como aquellos otros que tienen que ver con la iniciativa privada, conceptualizando los planteamientos de proyecto para ambas oportunidades, tomando en cuenta sobretodo, los compromisos sociales y urbanos que por su naturaleza implican. Hemos podido realizar proyectos en diferentes estados de la República Mexicana como San Luis Potosí, Campeche, Tabasco, Puebla, Hidalgo, Guanajuato, Estado de México y desde luego en la ciudad de México. Los presentes comentarios tienen por objeto dejar constancia de algunas de nuestras ideas, búsquedas y constantes conceptuales, con las que hemos enfrentado los diseños que hemos podido realizar hasta la fecha.

En primera instancia nos vamos a referir a uno de los proyectos que realizamos en el año de 1986, para afrontar las repercusiones del sismo que en el año de 1985 abatió nuestra ciudad de México. Este proyecto formó parte del llamado Programa de Renovación Habitacional Popular, que se instituyó por parte del gobierno de la ciudad, para resolver la demanda de vivienda que fue afectada por el sismo mencionado. Para este programa realizamos previamente algunos proyectos prototipo de viviendas y organizaciones posibles de conjuntos, con la finalidad de sistematizar y volver mas ágil las respuestas de diseño que las circunstancias demandaban. Prototipos que fueron utilizados por otros diseñadores y por nosotros mismos. Para estas definiciones previas de proyecto, se tomaron en cuenta las opiniones, inquietudes y requerimientos de las propias gentes, que al pié de sus terrenos afectados, esperaban las nuevas edificaciones de viviendas. Entre los conjuntos que pudimos desarrollar es significativo el que se ubica en Paseo de la Reforma norte, esquina con la calle de Magnolia, en la colonia Guerrero, Delegación Cuauhtémoc. El conjunto desplantado sobre un terreno de 1500.00 m2, está constituido por 36 viviendas, para 180 habitantes, desarrollado en tres niveles y cada vivienda cuenta con 58.00 m2. Se buscó en los diseños racionalidad funcional, economía estricta en el uso de materiales y procedimientos constructivos, pero buscando una clara e identificable imagen urbana. Respetando el tradicional espíritu de las vecindades, de la vida de barrio, el conjunto cuenta con su portón de entrada, resuelto formalmente con un arco  y un patio abierto centralizado, en donde se desarrolla la vida comunitaria. Adicionalmente, aprovechando una pequeña porción residual de terreno próximo al conjunto, se cuenta con un jardín-plaza pública que se vive para la ciudad y que los vecinos del lugar pueden también aprovechar. Se incorporó además en el diseño, el uso del color, en gamas que tradicionalmente forman parte de la cultura popular.

En la ciudad de Campeche, en el año de 1976, desarrollamos un conjunto de vivienda para el Fovissste, constituido por 200 unidades, en un predio de 4.87 has., para 1200 habitantes, con una densidad de 246 hab/ha., ubicado en el cuadrante definido por las calles de Gobernadores, calle 16, calle Venezuela y calle Uruguay. La particularidad de este proyecto consistió en la consideración de la preexistencia en el lugar de un huerto consolidado de naranjos, perfectamente definido a partir de un trazo regular, que sirvió de base para el ordenamiento del conjunto, con la premisa de salvar la mayoría de los árboles, aprovechando su sombra, su imagen  y sus frutos, que colaboran a la definición paisajística, calidad de vida y ambiental del proyecto resultante. El conjunto cuenta con 5 prototipos diferentes de viviendas, que oscilan entre 60.75 m2 y 106.79 m2 construidos, con la finalidad de  implementar el criterio de unidad en la variedad, procurando con ello diversidad formal y social al proyecto, valorando la importancia de mezclar diferentes estratos sociales, como parte de la necesidad de intercambiar distintas experiencias, para enriquecer la vida social. La orientación mayoritaria de las unidades de vivienda, el tamaño y tipo de ventanas, regula la incidencia del sol, sus ganancias de calor  y busca la ventilación natural cruzada, condición necesaria para un clima cálido y húmedo. Una buena cantidad de viviendas cuentan con pórticos sombreados, al frente de las mismas, conservando la costumbre de la localidad de vivir estos espacios, en relación con las calles peatonales, fomentando la vida en común. El conjunto cuenta con un espacio abierto público, centralizado, arbolado, sombreado, generoso dimensionalmente, donde es posible realizar vida social y donde se ubica también una pequeña zona comercial. Los estacionamientos necesarios se ubican perimetralmente al predio, definiendo con claridad las zonas destinadas y delimitadas para los automóviles, dando preferencia a que la gente camine en el conjunto. Una calle centralizada, que cruza el espacio central mencionado, articula el conjunto con el tejido de la ciudad, siendo este criterio fundamental para la conceptualización general del proyecto.

En el año de 1974 se diseñó un conjunto también para el Fovissste, denominado Integración Latinoamericana, ubicado al sur de la ciudad de México, en la Delegación Coyoacán, en un terreno de 10.8 has., delimitado en parte por las avenidas Universidad y Cerro del Agua, cercano al eje 10 sur. El proyecto cuenta con 1460 viviendas, 740 hab/ha., desarrolladas en edificios de 5, 10, 12 y 16 niveles, con una variedad de departamentos que oscilan entre 75.00 m2 y 120.00 m2 construidos, 16 tipos diferentes, entremezclando distintos estratos sociales. En lo que tiene que ver con el planteamiento de conjunto, una calle centralizada, lo articula longitudinalmente con la ciudad, entroncando con las avenidas Universidad y Cerro del Agua, definiendo además un circuito central que aloja los edificios mas altos y delimita una zona jardinada,  cuerpos de agua, foro al aire libre y una zona comercial, propiciando una parte sustancial de la vida comunitaria. En relación a esta calle que opera como columna vertebral del proyecto, los conjuntos de edificios, sus plazas y sus calles secundarias se ordenan buscando mayoritariamente una disposición volumétrica, a manera de peine, que busca la orientación oriente poniente, garantizando con ello, una  iluminación y asoleamiento adecuados. La particularidad mas significativa del diseño del conjunto es que cuenta con estacionamientos cubiertos, logrando con ellos amplias plazas descubiertas, separando así el guardado de los automóviles de los peatones, logrando áreas de convivencia seguras, pensando en los usuarios en general, pero sobretodo en los niños y adultos mayores, incrementando con ello la variedad de microambientes en el espacio público abierto disponible, hasta llegar a un 54.9 % del área total del terreno. Los diseños de los departamentos, muy racionales, buscan clarificar e identificar las zonas comunes, de servicio y privadas, utilizando básicamente materiales de construcción aparentes, buscando con ello bajos costos de construcción y sobretodo de operación y mantenimiento, cuidando con detenimiento las soluciones particulares de detalle.

En la zona sur poniente de la ciudad, en la colonia Merced Gómez, Delegación Álvaro Obregón, en la confluencia de las avenidas Centenario, Cinco de Mayo y la calle Mejía Delgado se ubica en conjunto denominado Centenario, edificado por Banobras en el año 1978, sobre un terreno de 9,975.50 m2, constituido por 160 viviendas, con una densidad construida de 770 hab/ha y una población total de 768 habitantes. El terreno de forma cuadrangular da frente a tres avenidas y cuenta con una pendiente que va de ave. Centenario hacia 5 de Mayo; esta condición topográfica permitió plantear el proyecto, ubicando el estacionamiento necesario en un edificio de tres niveles terrazeado, sobre 5 de mayo y un espacio central jardinado, hacia el cual viven mayoritariamente las viviendas del conjunto, separando con ello el flujo y movimiento de los automóviles,  procurando un lugar importante de convivencia, seguro, sombreado y silencioso. La forma geométrica de la solución de los edificios, genera otros espacios abiertos menores, que proporcionan a los usuarios del conjunto, variabilidad de lugares de descanso y encuentro. El espacio abierto público, entre zonas verdes y plazas ocupa un 44 % de la superficie del terreno. Sobre la esquina de Centenario y Mejía Delgado se cedió a la ciudad una porción de terreno, para que el gobierno de la misma ciudad pudiera construir servicios de equipamiento. En esta misma zona del terreno, se ubica el acceso peatonal principal, que coincide con la construcción de una pequeña zona comercial, la ubicación de un pequeño consultorio médico y un Kinder que provee de educación básica a los niños del propio conjunto. Los edificios son de dos tipos, unos de 10 niveles, que le dan presencia y jerarquía al conjunto sobre la ave. principal, que es Centenario y otros de 5 niveles. Las viviendas son 80 de 81.00 m2 y 80 de 125.00 m2, algunas de ellas resueltas en un solo nivel y otras en dos niveles. Se utilizaron preferentemente materiales aparentes, tabique y concreto, con la particularidad que el aparejo de los edificios de 5 niveles corresponde con el que resulta de un muro de 21 cms.

Como una inversión privada, en la ciudad de San Miguel Allende, en el Estado de Guanajuato, se ha ido construyendo por etapas un conjunto de viviendas denominado Rincón de Santa María, sobre un terreno de 5358.25 m2, cercano a la presa Del Obraje y colindando con el Arroyo Las Cachinches, que nace justamente en la propia presa mencionada. Como parte esencial de la propuesta de proyecto se mejoró y diseñó el bordo del Arroyo, dando lugar a la calle Rivera de Santa María, que sirve de acceso al conjunto. Se contará con 17 casas habitación y mas adelante con algunos otros equipamientos complementarios; viviendas que van desde 244.36 m2 hasta 376.73 m2 construidos. En el corazón del proyecto urbano se localiza una plaza a partir de la cual se  organiza y distribuye la ubicación de las viviendas, convirtiéndose además en lugar importante de encuentro y convivencia. El tratamiento paisajístico de esta plaza y las pequeñas calles interiores, responden a una interpretación moderna de las atmósferas y detalles de las calles tradicionales de San Miguel. Los proyectos arquitectónicos de las viviendas, igualmente comprometidos con nuestro propio tiempo histórico, recuerdan a la distancia tratamientos, detalles y usos de materiales de las tradicionales casas del lugar. Parte importante de los diseños, son las vivencias hacia patios y jardines, que igualmente recuerdan formas de vida de la localidad. El sentido general del proyecto implica un tratamiento integral, diseño urbano, arquitectura y paisaje, con una visión moderna, pero que armoniza con naturalidad, formando parte  del tejido urbano de San Miguel Allende.

Si bien cada proyecto que se presenta ahora muestra personalidad propia, el conjunto de los mismos tiene en común la intensión de que cada uno de ellos logre un sentido de pertenencia al lugar donde se ubica, tomando en cuenta las costumbres y maneras de vida propias de la gente de la localidad, valorando además condiciones climáticas, topográficas, paisajísticas y sus posibilidades de accesibilidad y conexión urbana, tratando que cada proyecto haga ciudad, enriqueciendo y enlazando los tejidos urbanos. Tienen también en común,  el valorar el sentido de la vida privada de sus ocupantes y fomentar al mismo tiempo la vida comunitaria, procurando una variedad razonable y suficiente de espacios públicos, plazas y jardines, mezclando distintos estratos sociales y culturales, como la posibilidad importante de enriquecimiento de la vida que se ofrece en estos contextos, abiertos, públicos y democráticos, dándole a los automóviles su lugar eficiente, limitado y separado, pensando fundamentalmente que los conjuntos habitacionales deben ser seguros y caminables  para el grupo de las familias que los habitan. En términos arquitectónicos se propone mezclar distintos prototipos de edificios y sus correspondientes de unidades de vivienda, con variantes de áreas,  escalas y presencias urbanas,  con un sentido de unidad en la variedad, tratando que los usuarios se puedan identificar con los conjuntos habitacionales, haciéndolos suyos y con ello se comprometan colectivamente a su conservación y mantenimiento. Combinando en la medida de lo posible, distintos usos del suelo, complementarios, buscando un cierto nivel de suficiencia en lo que respecta a la vida cotidiana de los habitantes de los conjuntos. Experimentamos con diferentes materiales, texturas, colores y procedimientos constructivos, buscando la idoneidad de los mismos para cada particularidad de proyecto, intentando costos razonables de ejecución de obra y sobretodo pensando en los de mantenimiento. Estamos conscientes que la calidad de los espacios genera conductas y estados de ánimo y en este sentido buscamos espacios ordenados, claramente identificables, amables, luminosos y confortables. No hay duda que el hacerse de una vivienda, es una de las aspiraciones mas importantes de los que habitamos en las ciudades y el lograrlo es un motivo de orgullo, que se convierte al mismo tiempo en un reflejo de los valores y logros que se pueden alcanzar en la vida.

Notas:

Sánchez Arquitectos y Asociados esta constituido por Luís Sánchez Renero, Félix Sánchez Aguilar Gustavo López Padilla y Fernando Mota Fernández.

En el proyecto de Integración Latinoamericana fue importante la colaboración de Héctor Meza Pastor y Humberto Ricalde.

En los proyectos de Renovación Habitacional, fue importante la participación de Álvaro Díaz Escobedo.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s