Álvaro Moragrega, renovación en la arquitectura de Jalisco

Gustavo López Padilla

Desde los inicios del movimiento moderno de la arquitectura en México, a partir de la segunda mitad de los años veinte, del pasado siglo veinte, las aportaciones de los arquitectos nacidos en el Estado de Jalisco han sido relevantes y trascendentes. Lo anterior está ampliamente documentado en las guías y libros de la  historia de la Arquitectura Mexicana Contemporánea y en particular en aquellos que dan cuenta de las particularidades de la arquitectura jalisciense. Entre estos últimos podemos mencionar: Guía arquitectónica esencial zona metropolitana de Guadalajara, editada y coordinada por Arabella González Hueso, Gobierno del Estado de Jalisco, Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco, 2005, el libro Una mirada a la modernidad arquitectónica en Guadalajara, de la autora Dra. Claudia Rueda Velázquez, coedición de la Universidad de Guadalajara, ITESO y Arquitónica, del año 2016 y la Guía de Arquitectura Guadalajara, editada por Arquine, también en el año 2016.Desde hace poco mas de diez años, se ha desarrollado una importante renovación generacional en la arquitectura del estado de Jalisco, lo cual se ha empezado a manifestar en los ámbitos, sobre todo de la ciudad de Guadalajara y sus alrededores, con un conjunto de obras que dan cuenta de la reciente arquitectura jalisciense, enriqueciendo la propia arquitectura del lugar, así como el conjunto de la Arquitectura Mexicana Contemporánea. Entre los autores destacados encontramos al arquitecto Álvaro Moragrega, nacido en la ciudad de Guadalajara en marzo del año 1972, egresado del ITESO en el año 1995  y habiendo realizado estudios de maestría y doctorado en la ciudad de Barcelona, España, entre los años 1996 y el 2000. Entre las obras realizadas hasta ahora por Moragrega, destaca un discreto edificio de departamentos, ubicado en la colonia Americana, en la calle  Efraín González Luna, en el número 1916, terminado en el año 2014. Con esta obra se perfilan con claridad las ideas,  habilidades e intereses proyectuales del arquitecto, desde la voluntad de que el edificio se inserte con naturalidad en el contexto que lo rodea, mimetizándose con el lugar, pero al mismo tiempo logrando mostrar una imagen urbana que identifica la obra en sus particularidades y propuestas de diseño. Se trata de que la arquitectura haga ciudad, que  enriquezca el tejido de la misma, de manera inteligente y respetuosa, casi como si la obra hubiera estado siempre en el lugar. Un detalle que vale la pena comentar, en términos de ciudad, es la presencia de la banqueta que da frente al edificio, terminada con  mosaicos de cuadros rojos y blancos, que bien podría haber sido una preexistencia en el lugar, que recuerda los tratamientos de las banquetas tradicionales del centro de la ciudad de Guadalajara.

La obra en cuestión se desplanta sobre un terreno plano, que cuenta con 525.00 m2, con clara orientación dominante norte sur, siendo esta última orientación, la sur, la que califica la fachada principal.  El edificio se despliega en seis niveles, cinco de los cuales alojan los departamentos que lo componen y uno, el de planta baja aloja los estacionamientos, el acceso principal peatonal y la ubicación de las articulaciones verticales. La volumetría general del edificio, muestra el criterio de contar con una base de soporte o arranque del edificio, un cuerpo dominante, cerrado, masivo y un claro remate superior, de presencia mas ligera y transparente. Dos terrazas se ubican en el primer nivel; una de carácter privado, un tanto jardinada da frente a la fachada principal, propiciando el remetimiento del volumen principal del edificio respecto del alineamiento, consiguiendo que la presencia del mismo sea mas amable y cuente con una mejor escala respecto de la calle y los peatones que la recorren. Otra terraza de mayores dimensiones, al fondo del terreno, de carácter colectivo, opera como lugar de distribución, encuentro, convivencia y ahí rematan las escaleras principales que conducen a los diferentes niveles del edificio.

Existe una mezcla y variedad de tipos de departamentos, cinco para ser precisos, con un total de once unidades habitables, que oscilan entre 59.70 m2 y 121,64 m2. El edificio cuenta con un área total construida de 1320.00 m2. El orden compositivo de los departamentos es simple y riguroso. Se trata de una arquitectura que transita entre las ideas del  racionalismo y sus variantes minimalistas. Formas geométricas simples, regulares, materiales aparentes, claridad constructiva y funcional, buscando el máximo aprovechamiento del espacio, la regulación del asoleamiento, el máximo aprovechamiento de la luz, su  incidencia y el flujo de la ventilación natural. Muy en la tónica de la vida moderna, cosmopolita, la unidad habitable mas pequeña, que sirve de base para las otras unidades, es propiamente un único espacio múltiple, continuo, flexible, un tanto alargado, con apenas subdivisiones para alojar y resguardar los servicios sanitarios y de lavado. La tipología de muebles, sus dimensiones y ubicación, definen apenas las actividades funcionales. Entre las distintas tipologías de departamentos, que permiten usuarios diferentes, lo que alienta y enriquece la vida social en el edificio, pueden haber unidades con dobles alturas u otras de áreas mayores, pero siempre respetando una claridad y un orden compositivo riguroso. Como remate del edificio en el último nivel, con una propuesta contrastante, uno de los departamentos de los  de mayor área, ocupa el nivel completo y cuenta además con una terraza alargada, angosta, perimetral y todas sus fachadas están terminadas con cristal, lo que nos recuerda a la distancia, las propuestas miesianas de cómo resolver una unidad habitable. Hablamos de los criterios de planta libre, flexible, totalmente transparente, con una interrelación intensa entre los interiores y los exteriores. Orden compositivo, riguroso, modular y sistemático. Se trata de una arquitectura que cuida y resuelve con esmero, el conjunto de las soluciones de detalle, el manejo y transición de los materiales que se emplean en la obra.

Las fachadas norte y sur del edificio, las que se consideran como principal y posterior son notoriamente contrastantes. La sur, la que da a la calle, es masiva, con el criterio compositivo de fondo y figura, juego entre muros y pequeñas ventanas, muros terminados en tabique de barro aparente y ventanas que cuentan con ciegos adicionales para regular la luz y el sol, terminados con paneles de lámina oxidados y calados de manera interesante. En otro sentido la fachada norte, al interior del edificio, está terminada predominantemente con cristal, mirando hacia la terraza común, ubicada en el primer nivel y hacia el juego dinámico de las escaleras. En los distintos niveles, un corredor también común, sobre esta fachada norte, permite el acceso a los diferentes tipos de departamentos. Me parece que aquí justamente en esta zona, se genera alguna condición criticable del edificio, ya que la transparencia dominante en esta fachada, limita las posibilidades de privacidad de los departamentos y su condición norte, no es necesariamente, climáticamente favorable. El fuerte contraste de esta fachada, respecto de la principal que da a la calle, llega a sugerir formalmente que se pudiera tratar de dos edificios diferentes o dos autores distintos de una misma obra, aunque es necesario reconocer, que el juego formal y geométrico, entre fachada, corredor, escaleras y terrazas es muy atractivo.

El edificio EGL 1916 del arquitecto Álvaro Moragrega, resuelto con serenidad, sensibilidad y seriedad profesionales, mas allá de las modas transitorias y de la arquitectura como espectáculo, representa la permanencia, continuidad y evolución de las ideas racionalistas, un futuro promisorio para la arquitectura de Jalisco y por ende de la Arquitectura Mexicana Contemporánea

Notas:

Colaboradores del proyecto arquitectónico : Carlos Ruiz Palomino y Roberto Soltero.

Fotografías: Jaime Navarro y Álvaro Moragrega

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s