Intervención 2018 en el Museo El Eco

Gustavo López Padilla

A partir del año 2010 el Museo El Eco, dependiente de la Universidad Nacional Autónoma de México, (obra original del año 1953, cuyo autor es  Mathias Goeritz,  Polonia 1915 – Cd. de México 1990) ha convocado año con año a jóvenes arquitectos radicados en México, para realizar intervenciones temporales en su patio, con la finalidad de incentivar las capacidades creativas de los participantes, tomando en cuenta desde luego como base fundamental en los concursos realizados, la conservación de las preexistencias construidas. En 2018, los ganadores de esta reciente oportunidad fueron los arquitectos José G. Amozurrutia (Cd. de México 1983) y Carlos Facio Gaxiola (Cd. de México 1983) ambos egresados de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, del Taller Max Cetto, quienes hacen equipo con otros jóvenes como Mariana Brito,  Úrsula Rebollar y Álvaro Martínez, contando además con la colaboración de Pedro Lechuga, Ana Lu Villaseñor, Angélica Mota, Patricia García Morales y Sergio Carbajal. La reciente intervención fue denominada por los autores como Campanario.

Es importante destacar de inicio que las propuestas de este concurso, presentan la dificultad de coexistir con la escala, calidad y contundencia del proyecto original de Goeritz, que en sus resultados originales nos muestran una arquitectura de secuencias direccionales de espacios racionales, continuos, emotivos, minimalistas, plenos de contrastes formales, volumétricos, de luz, color y texturas. El espléndido patio como continuidad de la sala principal del museo, nos muestra entre sus componentes, la fuerte presencia de una  estela alta de color amarillo y el contraste de muros desnudos terminados en gris, calificados algunos por el color, juegos de luces y sombras de la profusa vegetación, que próxima pero fuera del museo, juega su papel dentro de la composición general del conjunto.

Así las cosas, la propuesta de los jóvenes arquitectos, de manera respetuosa se posa libremente  sobre la superficie del piso original, terminado con cuarterones de barro, sin interactuar constructivamente con estos últimos. Sobre el piso, un cuádruple entramado de varillas de acero soportan esbeltos apoyos, también ejecutados con varillas de acero, en series de 36 unidades, para dar un total de 144, que se coronan a su vez con unos platos o sombrillas ejecutadas en cobre. La esbeltez vertical de las varillas de apoyo, permite que vibren y los platos puedan tocarse entre si, produciendo una serie de resultados sonoros. El público asistente a la intervención, interactúa lúdicamente con los elementos constitutivos de la misma, moviéndolos, chocándolos, al tiempo que recorre un laberinto ordenado, que produce juegos cambiantes de perspectivas, luces y sombras. El resultado formal de diseño, cuenta con fuerza y personalidad propias, logrando estar ahí en el lugar, dejando ver su presencia racional y orgánica; cubierta ligera y discontinua, que establece un diálogo respetuoso y contrastante, con el minimalismo de las formas dominantes en el Eco.

Es importante en el orden compositivo direccional y de perspectivas, el que la altura de las sombrillas o platos, varíe desde la barra horizontal media  de la ventana alta, que da luz a la sala principal del museo, hasta una altura de 1.95 metros. Es atractivo el brillo de las mencionadas sombrillas y el juego de color que hacen respecto de los cuarterones de barro del piso. Otro tanto hacen los reflejos y sombras cambiantes que se producen en el citado ventanal y al interior mismo de la sala principal del museo. Debe ser interesante poder apreciar El Campanario durante la lluvia, pensando en sus posibilidades sonoras y en el juego de las verticalidades que se producen entre el caer de la propia lluvia y los soportes de las sombrillas. Se aprecia una buena calidad de manufactura y seriedad en la solución de los detalles necesarios para la ejecución de la obra. Sin embargo, en otro sentido, me parece un tanto pobre la calidad sonora de los resultados del trabajo, al ser demasiado seca y homogenea. Entiendo la dificultad que representa y el tiempo que se requeriría, para que con calidades distintas de material, espesores y dimensiones diversas, se lograra una mayor riqueza sonora. A la distancia, desde luego en otra escala y circunstancia, el trabajo de Amozurrutia y Facio, me recuerda el juego de columnas-cubierta, que Frank Lloyd Wright (Wisconsin 1867 – 1959 Arizona ) diseñara, para los interiores de la gran sala de trabajo de los Laboratorios Johnson Wax, (1936 – 1939) ubicados en Racine Wisconsin, en los Estados Unidos de Norteamérica.

Vale la pena recordar el hecho de que la obra fue pensada tomando en cuenta el respeto a las preexistencias en el museo y en la posibilidad de reciclar los materiales empleados para la ejecución de la misma. Por un lado se pueden reutilizar las varillas de acero y los autores proponen vender los platos de cobre y las ganancias donarlas a alguna causa social. Al final de cuentas la propuesta llamada Campanario resulta atractiva y divertida para los visitantes al museo y muestra las habilidades conceptuales y proyectuales de sus diseñadores, que prometen ocupar un lugar en el futuro de la arquitectura mexicana contemporánea. Es importante también resaltar la significación de la labor que realizan las autoridades universitarias del Museo El Eco, en la promoción y difusión de oportunidades para el desarrollo profesional de jóvenes arquitectos residentes en México.

Anuncios

Acerca de navegandolaarquitectura

Navegar por las ideas e imagenes que le dan sentido a la arquitectura
Esta entrada fue publicada en Arquitectura Mexicana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s